jueves, 15 de noviembre de 2012

Un problema pequeño a veces sirve para ocultar un problema menor

Creo que fue Zizek el que contaba esta historia:
Un señor le decía a su mujer que llegaría las 9 a casa. En vez de a las 9 llega a las 5 y se encuentra a su mujer en la cama con otro señor. El hombre se enfada un poco con su mujer, obviamente. La mujer, indignada, le reprocha "¿por qué demonios llegaste a las 5 si dijiste que venías a las 9? Hombre, pero tú estás con otro hombre en la cama. No importa, ¡¡tú llegaste a las 5 cuando dijiste que vendrías a las 9!! Y de esta forma, la mujer consigue desviar la atención sobre el problema importante, que fue que ella estaba en la cama con otro. 
A menudo la realidad me recuerda a esta historia.Se utliza un problema menor para ocultar un problema mayor. Por ejemplo, ayer en España hubo una huelga general. La situación económica del país es desastrosa, y se están recortando todos los elementos que hacían de España un Estado del Bienestar. El desempleo alcanza al 25 % de la población y los impuestos se han subido varias veces. Sin embargo, el debate ayer y hoy fue la violencia de algunos de los manifestantes en las calles. Mucha gente indignada por la acción de una minoría que ni mucho menos representa a la gente que mayoritariamente se manifestó en las calles. 
Y entonces, el problema mayor deja de ser importante. Toda una lección de comunicación política.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal