martes, 2 de octubre de 2012

Razones por las que Twitter sirve para (casi) todo en política

Este artículo surge como reacción y respuesta a uno escrito por Luis Arroyo, uno de los principales expertos en comunicación política de España. En el mismo, a lo largo de diez puntos, minimiza la importancia de Twitter en política. Personalmente considero un error garrafal, y persistente, por parte de toda una generación de políticos y asesores despreciar a estas alturas la importancia que ahora mismo tiene Twitter en el debate político. Hablamos de una herramienta que no sólo genera debate y discusión. Hablamos de una herramienta que puede derribar gobiernos. Es obvio, y evidente, que el porcentaje de población que utiliza Twitter, y que además lo hace para hablar de política, es bajísimo. Citando al propio Arroyo, "En las últimas elecciones generales españolas, sólo el 3 por ciento de la población envió algún mensaje político en alguna red social o por email, según el estudio postelectoral del CIS. Una cifra ridícula. Y sólo el 7 por ciento recibió alguno." Siguiendo con el ejemplo de España, solo el 17 % de la población tiene una cuenta en twitter. Cifras totalmente ridículas si alguien quiere ganar unas elecciones generales. Los políticos, que cada vez más funcionan por encuestas, lo saben. Por eso, apenas lo utilizan. Saben que tienen que estar (o más bien, sus asesores les dicen que tienen que estar), pero se limitan a aparecer en las elecciones y después abandonar sus cuentas (como por ejemplo Hollande, el presidente francés, que no ha actualizado su cuenta desde que pasaron las elecciones). A pesar de estas cifras, la importancia de twitter en política, a día de hoy, es vital. ¿Por qué? porque es una herramienta que, con sus defectos y virtudes, puede conseguir influir directamente en una campaña electoral o incluso en un gobierno. Hay 5 puntos indiscutibles:

 1.- Twitter moviliza gente.
A día de hoy, se puede organizar una manifestación exitosa utilizando solo esta herramienta. Por ejemplo, el pasado 25 de septiembre se organizó en Madrid una convocatoria para rodear al Congreso. Fue todo un éxito. Miles de personas asistieron a un evento organizado a través de redes sociales. Un evento clave, de vital importancia en el debate político español, y que llegó hasta medios internacionales.
2.- Twitter amplifica los mensajes. Si un político dice algo de lo que deba arrepentirse, al instante puede convertirse en Trending Topic. Los errores y aciertos no pasan desapercibidos. Twitter sirve de altavoz para que se debatan y se comenten mensajes durante varios días.
3.- Twitter mejora la imagen de los políticos. Les hace cercanos. Un político que responde a los mensajes que le envían mejora su imagen de forma significativa. Un ejemplo de político 2.0: Alberto Garzón. Hasta hace poco más de un año nadie le conocía. Hoy es el político español más influyente en twitter. Su popularidad ha crecido a un ritmo pocas veces visto en la historia política. Un chico menor de 30 años, apenas un diputado raso, sin un cargo importante a sus espaldas, y ya es más popular en la red social que el mismísimo presidente del gobierno.
4.- Twitter es EL PERIÓDICO. Cada día que pasa, baja la audiencia de los periódicos y sube la de twitter. Cada vez más, la gente para informarse abre primero twitter y después los periódicos. Es una herramienta de información en tiempo real insuperable para ningún medio. Nada está más actualizado. Si está en un periódico, está en twitter. Pero si está en twitter no tiene porqué estar en un periódico. Volviendo al ejemplo del 25-S en España: ninguna televisión generalista ofreció nada en directo. Twitter sí. Fotos, comentarios y retransmisión en streaming. ¿Los telediarios? A las 9 de la noche. Demasiado tarde.
5.- La primavera árabe, el 15-M, el movimiento #yosoy132 Cuesta creer que a estas alturas alguien pueda restarle a twitter la importancia que ha alcanzado en los últimos 2 años. Gente llenando las plazas y derribando gobiernos (como vimos en la primavera árabe.) Gente llenando las calles de España y colando muchos de sus mensajes en programas políticos (como el del PSOE). O gente haciendo que un candidato que partía en clara desventaja, como López Obrador en México, estuviera muy cerca de acabar ganando las elecciones. Es un ejemplo histórico escaso, de apenas dos años, pero con la suficiente importancia como para no ser menospreciado.

O los políticos y sus asesores aprenden a usar twitter, y le dan la importancia que tiene, o se encontrarán, cada vez más, con un grave problema.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal